Padres

 

Todos tenemos manías, dudas, supersticiones… Las manías pueden encontrarse con relativa frecuencia en la infancia. Por ejemplo, seguro que todos nosotros recordamos haber visto en alguna ocasión a un niño pisando sólo las baldosas de un determinado color… Es cierto que algunos niños son más maniáticos o presentan mayor número de comportamientos ritualizados que otros. Si estas manías no interrumpen su vida cotidiana – no le impiden estudiar, jugar, salir con los amigos, divertirse, participar- estamos hablando de normalidad. Pero cuando su volumen es tan amplio o su frecuencia es tan elevada, que el niño o adolescente pasa parte de su tiempo ocupado haciendo estas conductas, entonces las manías adquieren el rango de problema. Este problema adquiere el título de trastorno cuando sus dimensiones son tan enormes que la persona sufre. Y su sufrimiento es tanto por hacerlas como por no hacerlas. En esa fase estamos hablando de trastorno obsesivo – compulsivo (TOC).

 

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo (TOC)?

¿Son iguales todos los TOCs?

¿Cuántos niños con TOC hay?

Si pienso que mi hijo tiene TOC, ¿quién me puede ayudar?

¿En qué consiste la terapia cognitivo-conductual?